Millennials prefieren usar un smartphone para solicitar comida a domicilio.

En México, 14.7 millones de madres de familia trabajan para aportar a la economía del hogar; y esta cifra continúa en aumento.

Hombres y mujeres se emplean laboralmente para logar una mejor calidad de vida y hay tareas como cocinar para la que no les queda tiempo. Eso explica el éxito desmedido de aplicaciones que ofrecen a los usuarios la posibilidad de pedir comida desde la comodidad de su hogar o desde la oficina de trabajo, sin la necesidad incluso, de levantar la bocina.

Décadas atrás, cobraron popularidad los establecimientos de venta de comida rápida, porque respondían justamente a la necesidad de hacer el consumo más práctico en una sociedad que comenzaba a acelerarse; con el paso de los años los ojos de los consumidores se volcaron hacia las pizzerías; el secreto no era otro que la rapidez con la que podían tener comida caliente en la puerta de su hogar.

Pero a los consumidores ya no les basta con pedir pizza, ahora están buscando nuevas alternativas de alimentos, desde los fitness que cuiden su imagen corporal, los que prefieren la comida con sabor casero, hasta menús mucho más sofisticados, esos que encontramos en un buen restaurante pero que escasas veces se ofrece para llevar.

En nuestro país se estima que las ventas anuales en pedidos de comida por internet supera los 500 millones de pesos, gracias a un registro de más de 60 mil órdenes al mes.

Los Millennials prefieren usar su Smartphone para hacer pedidos o solicitar información, que realizar una llamada telefónica; los estudios de comportamiento de los consumidores revelan una marcada tendencia de los jóvenes a evitar la interacción con otras personas cuando se trata de temas comerciales.

A finales del año, en México se registraban casi 96 millones de teléfonos inteligentes activos, lo que significa un target amplio y fácil de cautivar para los restauranteros, pues según firmas internacionales de venta a través de Apps, una vez que una persona ordena a través de internet, no vuelve a hacerlo por teléfono.

En los últimos meses, las ventas de comida a domicilio han crecido en un 8%, sin embargo, el porcentaje podría ser mucho mayor si los establecimientos le apostaran a la tecnología para comercializar.

Para aquellos que saben que la rentabilidad de los negocios está puesta en gran medida en la integración de herramientas tecnológicas, la compañía MSP Mobility ha desarrollado una aplicación llamada App Home Delivery – Restaurantes, que permite a los comensales comunicarse directamente con el restaurante, revisar desde su teléfono las variedades del menú, ordenar, incluir notas sobre especificaciones particulares de su platillo, pagar con tarjeta de débito y calificar el servicio.

Para los restauranteros, una estrategia de redes sociales es suficiente para dar a conocer su servicio de pedidos por internet a aquellos que están inmersos en el mundo digital y que harían todo por tener buena comida en poco tiempo y sin mayor esfuerzo. No importa el tamaño del establecimiento, apostar por los consumidores jóvenes es una apuesta segura.

Por si las bondades de la prestación del servicio por internet fueran pocas, un dato que llama la atención es que los consumidores digitales están dispuestos a gastar en promedio 30% más que los comensales tradicionales.

Las personas necesitamos que los comercios de todos los rubros respondan a una de nuestras necesidades más sentidas: la falta de tiempo y es ahí donde se abre un sinfín de oportunidades para los negocios.

Leave a reply:

Your email address will not be published.