Estamos próximos a la siguiente revolución industrial Industria 4.0

Después de la industria 1.0 que se caracterizó por la mecanización, la industria 2.0 que pasó a la historia por la producción en masa y la industria 3.0 que se distinguió por la electrónica y automatización, nos encontramos frente a la cuarta revolución industrial: la industria 4.0

Esta nueva “cara” de la industria utiliza tecnologías como el internet de las cosas (loT),  big data, cloud computing, realidad virtual y aumentada, inteligencia artificial, impresión 3D y robótica, tiene una capacidad incuantificable de crecimiento y ofrece significativas ventajas competitivas, pues de acuerdo a los expertos, se pronostica que gracias a la cuarta revolución industrial las empresas serán capaces de aumentar su productividad hasta en un 30%.

Diversos expertos en destacan el uso de máquinas inteligentes en esta era y comparan la forma como se comparten información con la manera como nos comunicamos las personas a través de las redes sociales.

Las máquinas inteligentes pueden organizarse por sí solas y trabajar de manera coordinada para realizar los procesos de producción de forma tal que se cumpla con los plazos establecidos y las características particulares del producto proyectadas.

Al hacer la cadena de producción más flexible, se logra mayor eficiencia, pues el hecho de que las máquinas se comuniquen directamente con los sistemas tecnológicos de la empresa permite que se dé un flujo constante de información  entre todas las áreas, desde el desarrollo y la producción, hasta las ventas.

Los especialistas en tecnología industrial señalan que el aprovechamiento de loT para implementar también la robótica y la inteligencia artificial en la industria 4.0, permite darle autonomía a las empresas  al grado de reducir significativamente la mano de obra humana, y aunque viéndolo desde el ángulo de la generación de empleos algunos suponen en ello un problema, la realidad es que esto solo significa aprovechar de mejor manera la inteligencia humana, puesto que las personas pueden ser empleadas en labores que requieran su capacidad intelectual por encima de la fuerza física.

Por si estas ventajas no fueran suficientes,  el loT en la industria 4.0 permite no solo conectar a las máquinas entre sí, sino vincularlas también con los sistemas de proveedores y clientes, de forma que pueden hacer cambios imprevistos como modificaciones en el diseño, color o cantidad de los productos que requieran los proveedores.

“Si un proveedor no puede hacer una entrega, la tecnología analiza la capacidad de uso y los costos en proveedores alternativos en tiempo real y automáticamente realiza un pedido con ellos”, explica el portal 3mvet.eu.

Una característica de la industria 4.0 son los productos inteligentes. Mediante la implementación de esta tecnología se almacena en cada producto  mediante chips, información sobre sus condiciones de funcionamiento y el estado en el que se encuentra. Esta información se actualiza y evalúa de manera automática a lo largo de la vida del producto, desde que se produce, es utilizado por el cliente, e incluso hasta su proceso de reciclaje.

“Antes de que comience la producción, un producto conoce su comprador y la información de su pedido, su estado actual y las etapas de producción necesarias para convertirlo en un producto terminado. Puede hacer cosas como decir a las máquinas qué forma necesita tener o si se supone que debe ser pintado de rojo o azul. Los clientes pueden ser parte del proceso y obtener productos mucho más personalizados, mientras que los costos de producción permanecen iguales o incluso caen”, señala el Edgar Tovar, especialista de la división IoT en MSP Mobility.

Aunado a ello, en la industria 4.0 es posible la producción virtual, la cual consiste en realizar simulaciones de los procesos de producción para analizarlos y mejorarlos, optimizando al máximo los recursos y tiempos. Estas tareas pueden realizarse de manera remota y en tiempo real.

Leave a reply:

Your email address will not be published.